Tiempo de lectura: 3 minutos

Noticia

09 - 03 - 18

¿Cuáles son los criterios de McDonald para el diagnóstico de la esclerosis múltiple?

Los criterios de McDonald para el diagnóstico de la esclerosis múltiple se publicaron por primera vez en 2001. Han sido revisados en 2005, 2010 y a finales de 2017.

Los autores de la última revisión, un grupo internacional de expertos en la enfermedad, recordaban que los criterios de McDonald para el diagnóstico de la EM se han empleado mucho, tanto en la investigación como en la práctica clínica. No obstante, los avances de los últimos años hacían pensar que les faltaba incorporar novedades que podrían resultar útiles a la hora de estudiar la esclerosis múltiple y cuando se atiende a los pacientes.

Como sucedía antes de que se revisaran, los criterios de McDonald en su última versión, actualizada, siguen siendo útiles en casos en los que los pacientes han experimentado un único episodio o brote. Esa situación se conoce como síndrome clínicamente aislado (CIS, por su acrónimo en inglés).

El panel de 30 expertos también sugería que habrá que perfeccionar estos criterios en el futuro con una mejor comprensión de la función que desempeña el nervio óptico, que los criterios tendrán que ser validados en diferentes poblaciones y aprovechar los últimos avances en tecnología de imagen, entre otros campos.

Como sucede con los demás criterios para el diagnóstico de la esclerosis múltiple, los criterios de McDonald buscan determinar que se han producido daños en el sistema nervioso central diseminados:

  • En el tiempo – Tiene que probarse que los daños se han producido en momentos diferentes.
  • En el espacio – Deben encontrarse evidencias de que hay lesiones en dos partes diferentes del sistema nervioso central, como mínimo.

Con la actualización de los criterios se espera:

  • Que el diagnóstico de esclerosis múltiple sea más rápido
  • Que se produzcan menos errores de diagnóstico

Los miembros del comité han recordado que tratar la esclerosis múltiple lo antes posible, y de una forma eficaz, es el mejor modo que existe de limitar los daños permanentes al sistema nervioso, de modo que acelerar el diagnóstico de EM con mayor precisión es un objetivo importante. 

El diagnóstico de esclerosis múltiple es complejo porque no existe una única prueba que pueda establecer que una persona padece la enfermedad. En el proceso puede ser necesario obtener datos a partir de:

  • Un reconocimiento médico
  • La historia clínica
  • Pruebas de laboratorio
  • Pruebas de imagen
  • Análisis de líquido cefalorraquídeo

El objetivo de todas estas pruebas es descartar otras causas de los síntomas que una persona manifiesta, o bien establecer que se trata de hallazgos que coinciden con la esclerosis múltiple.

Qué ha cambiado en la última revisión de los criterios de McDonald:

  1. Si se encuentran bandas oligoclonales –proteínas que se asocian con la inflamación- en el análisis de líquido cefalorraquídeo, no hace falta demostrar la diseminación de las lesiones en el tiempo.
  2. Tanto las lesiones -observadas en resonancia magnética- que provocan síntomas como las que no lo hacen se pueden considerar iguales para valorar si están separadas en el tiempo o en el espacio (ver criterios al inicio de este texto). Quedan excluidas de este cambio las lesiones en el nervio óptico en personas que tienen neuritis óptica.
  3. El panel de expertos ha añadido un área cerebral a las regiones que pueden considerarse zonas diferentes en cuanto al criterio de diseminación en el espacio.

Qué sigue igual en la última revisión de los criterios de McDonald:

  1. El diagnóstico óptimo de la esclerosis múltiple es el que lleva a cabo un especialista en la enfermedad apoyándose en diferentes pruebas de laboratorio y técnicas de imagen.
  2. Sigue siendo necesario probar que las lesiones del sistema nervioso están diseminadas en el tiempo y el espacio, pero la revisión da validez a nuevas formas de establecer este hallazgo.
  3. En el proceso de diagnosticar esclerosis múltiple sigue siendo muy importante asegurarse de que no hay ninguna otra explicación para los síntomas que experimenta el paciente.
Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Merck Group
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Tratamientos de inmunosupresión continua vs transitoria

Las células inmunes se vuelven “intolerantes” frente a moléculas del...

Leer más

Vivir con Esclerosis Múltiple en los tiempos de pandemia

Un terremoto que ha resquebrajado los cimientos del estado de...

Leer más

Neurorrehabilitación y esclerosis múltiple.

El tratamiento farmacológico de fondo de la esclerosis múltiple (EM)...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger