Tiempo de lectura: 3 minutos

Noticia

29 - 06 - 21

Esclerosis múltiple de comienzo tardío

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica del sistema nervioso central de origen autoinmune que afecta a adultos jóvenes. En la mayoría de casos de edades comprendidas entre los 20 y los 40 años.

Se denomina EM de inicio tardío cuando empieza por encima de los 50 años. En las series de pacientes publicadas este grupo constituye un porcentaje pequeño del global, menor del 8%. Precisamente por el menor número de pacientes que debutan a estas edades con la enfermedad hay una menor cantidad de información respecto a las características propias de este grupo.

El diagnóstico de EM en mayores de 50 años se hace más complicado. Por un lado, la menor sospecha clínica de la enfermedad en pacientes de este grupo de edad y por otro, la presencia de gran cantidad de patologías que pueden imitar síntomas de la EM así como resultados en las pruebas radiológicas. La aparición de otras patologías típicamente asociadas a esta población (la patología cerebrovascular fundamentalmente) también hace que el tiempo desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico sea más largo.

Pese a que es también más frecuente en mujeres, la razón mujer/hombre es más baja que en la población diagnosticada más joven.

Si hablamos de síntomas iniciales de la enfermedad, son los síntomas motores los más frecuentes (debilidad, problemas para caminar), seguidos de alteraciones en la sensibilidad (sensaciones extrañas en la piel) y problemas visuales (disminución de agudeza visual).

Respecto al curso clínico de la enfermedad hay que señalar que la mayoría de los pacientes debutan también como en los más jóvenes con formas en brotes (remitente – recurrente), sin embargo, una edad de comienzo más tardía parece aumentar el riesgo de aparición de formas progresivas, tanto de formas primarias como de formas secundariamente progresivas. Las posibles razones tienen que ver con el “envejecimiento” de sistema inmunológico, la menor actividad inflamatoria global y la pérdida de capacidad de remielinización, entre otras.

A la hora de decidir el tratamiento de la EM para este grupo de edad nos encontramos con la posibilidad de que el sistema inmune frente al que actúan esté “envejecido” y por tanto su potencial respuesta frente a los fármacos con los que tratamos la enfermedad en paciente más jóvenes sea menor. Esta hipótesis se ve apoyada por estudios recientes en los que se reconoce que la respuesta a los tratamientos en mayores de 53 años es menor. Esto no implica, sin embargo, que aquellos pacientes que presenten signos de actividad de la enfermedad en forma de brotes o lesiones nuevas en resonancia no se puedan beneficiar de dichos tratamientos.

Por otra parte, el médico ha de considerar la presencia de otras patologías asociadas que puedan limitar el uso de algunos de los fármacos y que son más frecuentes en este grupo de edad, como por ejemplo las patologías renal, hepática, cardíaca…

Y por último no hay que olvidar el buen control de tensión arterial, glucemias, colesterol, la práctica de ejercicio adecuado a la situación del paciente y la suspensión del hábito tabáquico como parte de los cuidados médicos y de enfermería necesarios en la enfermedad de los pacientes con EM por encima de los 50 años.

Fuentes

Naseri A, et al. Clinical Features of Late-Onset Multiple Sclerosis: a Systematic Review and Meta-analysis. Multiple Sclerosis Journal 50 (2021) 102816
Arias, M et al. Late onset multiple clerosis. Neurología 26 (5), 291-296
Weideman AM, et al. Meta-analysis of the Age-Dependent Efficacy of Multiple Sclerosis Treatments. Front. Neurol (2017). 8:577. doi: 10.3389/fneur.2017.00577
Grebenciucova E et al. Inmunosenescence: the role of aging in the predisposition to neuro-infectious complications arising from the treatment of multiple sclerosis. Curr Neurol Neurosci Rep (2017) 17:61.

 

«El artículo refleja la opinión y práctica clínica del autor y no se trata de una opinión o recomendación de Merck, S.L.U. Asimismo, el presente artículo tiene carácter orientativo y divulgativo, de modo que no constituye un diagnóstico de una patología o enfermedad y no sustituye al diagnóstico o tratamiento realizado por un profesional sanitario».

 

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Sabas Boyero Duran
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Tomografía de coherencia óptica en la esclerosis múltiple

La mayoría de los pacientes con esclerosis múltiple (EM) presentan...

Leer más

Rehabilitación virtual cognitiva en pacientes de Esclerosis Múltiple con deterioro cognitivo

Es de carácter inflamatorio que afecta al sistema nervioso debido...

Leer más

10 consejos para mejorar tu calidad de vida si padeces de esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica, que requiere tratamiento...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger