ePrivacy and GPDR Cookie Consent management by TermsFeed Privacy Generator

¿Crea la Esclerosis múltiple una discapacidad permanente?

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica, de origen autoinmune, inflamatoria y degenerativa del sistema nervioso central, que constituye la segunda causa de discapacidad en la población joven después de los accidentes de tráfico (traumatismos).

Dr. Rafael Merino Torres

Neurólogo

07 Feb 2022

Los estudios epidemiológicos más recientes, indican que la prevalencia de la enfermedad ha aumentado en las últimas décadas tanto a nivel mundial como en nuestro país, principalmente a expensas de un mayor número de casos en mujeres con formas remitentes. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), la EM afecta a más de 50.000 personas en España, de las cuales un 70% corresponden a personas entre 20 y 40 años.

Dicho incremento, podría estar relacionado con las mejoras en las condiciones sanitarias y capacidad diagnóstica, lo que llevaría consigo un diagnóstico más precoz y la posibilidad de intervenir en la progresión de la discapacidad con fármacos cada vez más eficaces a edades más tempranas.

La EM es una enfermedad muy variable y heterogénea tanto en su forma de presentación al inicio, como en su evolución clínica. Algunos síntomas como los trastornos sensitivos, alteraciones visuales y dificultad para coordinar movimientos, son formas frecuentes de presentación de la enfermedad, que en un 80% de los casos cursa en forma de brotes. Sin embargo, sabemos que con el paso de los años hasta un 40% de los pacientes afectos de EM pueden desarrollar una forma progresiva de la enfermedad. 

Por otro lado, algunos estudios que han valorado los efectos del tratamiento sobre las exacerbaciones clínicas y la discapacidad física determinados por la escala ampliada del estado de discapacidad de Kurtzke (EDSS), utilizados ampliamente en la práctica clínica diaria, han demostrado una sensibilidad limitada en el ámbito de las formas progresivas de la enfermedad.

Teniendo en cuenta todos estos datos, ¿estamos en disposición de afirmar que la EM crea una discapacidad permanente?

Si entendemos como discapacidad permanente a una situación en la que los pacientes afectados por una patología, tras un tratamiento prescrito durante un tiempo determinado, presentan reducciones funcionales significativas previsiblemente definitivas, la respuesta sería sí. Debemos tener en cuenta que 3 de cada 4 pacientes con EM tienen en la actualidad algún tipo de discapacidad reconocida. De ellos, casi la mitad precisan de apoyos para la deambulación o ayuda para la realización de actividades de la vida diaria. 

Sin embargo, en las dos últimas décadas, hemos asistido a un gran número de avances terapéuticos, con fármacos dirigidos a modificar la evolución de la enfermedad. Alguno de ellos, han mostrado su eficacia en síntomas que hasta hace relativamente poco tiempo habían suscitado menos interés, como la atrofia cerebral y el deterioro cognitivo asociado a la enfermedad.  Otros síntomas de la esfera emocional como la depresión o la ansiedad, en muchas ocasiones son causantes de una merma en la calidad de vida de estos pacientes.

Los avances farmacológicos y el tratamiento multidisciplinar desde fases más tempranas de la enfermedad, nos permiten en la actualidad realizar un tratamiento más personalizado adaptando el fármaco al perfil de cada paciente. El desarrollo de nuevas terapias ha permitido que un porcentaje significativo de pacientes con EM puedan tener una situación funcional más favorable y una mejor calidad de vida tras 15 años desde el diagnóstico de la enfermedad. 

Fuentes

  • Pérez-Carmona N, Fernández-Jover E, Sempere AP. Epidemiología de la esclerosis múltiple en España. Rev Neurol 2019; 69: 32-38.
  • Oh J, Vidal-Jordana A, Montalbán, X. Multiple sclerosis: clinical aspects. Curr Opin Neurol 2018; 31:752-9.
  • Oh J, Montalbán, X. Descripción actual de la esclerosis múltiple. Med Clin (Barc) 2014; 143: 3-6.
  • Kingwell E et al. Incidence and prevalence of multiple sclerosis in Europe: a systematic review. BMJ 2013; 13: 128.
  • Browne P, Chandraratna D, Angood C et al. Atlas of multiple sclerosis 2013: a growing global problem with widespread inequity. Neurology 2014; 83.
  • Rotstein DL, Chen H, Wilton AS et al. Temporal trends in multiple sclerosis prevalence and incidence in a large population. Neurology 2018; 90: 1435-41.
  • Diego Cadavid,Yongkiang Tang, Gilmore O´Neill. Rev.neurol. (Ed.impr), 321-329. 2010.