Tiempo de lectura: 4 minutos

Noticia

03 - 06 - 21

Genética y esclerosis múltiple

La causa de la esclerosis múltiple aún no se conoce con exactitud

Todo indica que para que se desarrolle la enfermedad es preciso que existan unos factores genéticos (o hereditarios) sobre los que deben influir factores ambientales y otros relacionados con el estilo de vida. 

 

La esclerosis múltiple no se puede considerar como una enfermedad hereditaria, es decir, no se transmite de padres a hijos ni a las generaciones futuras ya que no existe un único gen que sea capaz de producir la enfermedad. Sin embargo, sí que existe una susceptibilidad o riesgo genético que puede ser heredado. Dado que los miembros de una familia comparten parte de sus genes, existe un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple si ya existe algún miembro de la familia afectado.  En nuestro medio, el riesgo de desarrollar la enfermedad entre la población general es de aproximadamente 1 entre 800-1000. Para gemelos idénticos, que comparten exactamente los mismos genes, si uno de ellos padece esclerosis múltiple, el riesgo de que el otro gemelo también desarrolle la enfermedad es de 1 entre 4. Este riesgo también se ve aumentado en los familiares de primer grado de los afectados, como hermanos no gemelos (1 entre 40), padres (1 entre 70) e hijos (1 entre 50). El resto de familiares tiene un riesgo mucho menor, próximo al de la población general.

 

Se han identificado hasta ahora más de 200 genes cuyas variantes (llamadas alelos) podrían estar implicadas en el desarrollo de la enfermedad. Cada uno de estos genes contribuye en una pequeña cantidad al riesgo general de desarrollar esclerosis múltiple.  La mayoría de estos genes forman parte de lo que se conoce como Complejo Mayor de Histocompatibilidad. Se trata de una gran familia de genes situada en el brazo corto del cromosoma 6 y que codifican un grupo de proteínas conocido como sistema de antígeno leucocitario humano (o HLA, Human Leukocyte Antigen). Este conjunto de genes es de vital importancia para el funcionamiento del sistema inmunitario ya que es el que permite distinguir las proteínas del propio organismo de otras proteínas extrañas como las de  virus o bacterias. Cada gen HLA puede tener múltiples variantes normales diferentes, permitiendo así que el sistema inmune de cada persona pueda reaccionar a una amplia gama de proteínas extrañas. 


Una variante particular del HLA-DRB1 denominada HLA-DRB1*15:01 se ha identificado como el factor genético asociado con más frecuencia a la esclerosis múltiple. Los portadores de esta variante podrían tener un riesgo de padecer la enfermedad hasta tres veces mayor que la población general. Existen también variantes de genes HLA que pueden conferir cierto grado de protección frente a la enfermedad, como el HLA-A*02.
 

Son muchos otros los genes fuera del sistema HLA que han sido implicados en un mayor riesgo de esclerosis múltiple, como los que codifican el receptor de la interleucina 7 (IL7R), la subunidad alfa del receptor de la interleucina 2 (IL2RA), la proteína ribosómica L5 (RPL5) y muchos otros. 


Ninguno de esos genes es capaz de producir la enfermedad por sí solo, pero una persona con esclerosis múltiple será portadora de numerosos alelos patológicos de estos genes. Aun así, la mayor parte de las personas tienen esta susceptibilidad genética no van a desarrollar la enfermedad si no se dan las circunstancias ambientales adecuadas.


En el momento actual, el estudio de los factores genéticos que influyen sobre el desarrollo de la enfermedad es uno de los principales campos de investigación en esclerosis múltiple y permitirá en el futuro conocer los mecanismos de desarrollo de la enfermedad.

 

Bibliografía
-    Oksenberg JR et al. The genetics of multiple sclerosis: SNPs to pathways to pathogenesis. Nat Rev Genet 2008;9:516-526.
-    Baranzini SE. Genetics of multiple sclerosis. Curr Opin Neurology 2012;25:239-245-
-    Hauser SL, Oksenberg JR. The neurobiology of multiple sclerosis: genes, inflammation, and neurodegeneration. Neuron 2006;52:61–76.
-    McElroy JP, Oksenberg JR. Multiple sclerosis genetics. Curr Top Microbiol Immunol 2008;318:45–72.
-    Ramagopalan SV et al. Multiple sclerosis and the major histocompatibility complex. Curr Opin Neurol 2009:22:219–225.

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Roberto Suárez Moro
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

El dolor de espalda en la esclerosis múltiple: ¿cómo podemos evitarlo?

Los síndromes de dolor que se consideran crónicos son aquellos...

Leer más

Pulseras solidarias de la esclerosis múltiple

La asociación busca apoyo y fondos para la investigación en...

Leer más

Alimentos para la dieta antiinflamatoria para la esclerosis múltiple

Ninguna de ellas es concluyente1, pero entre otros elementos, se...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger