ePrivacy and GPDR Cookie Consent management by TermsFeed Privacy Generator

¿Es posible prevenir la Esclerosis Múltiple? ¿Cómo?

A diferencia de lo que sucede en ciertas enfermedades, como muchas de las que afectan al sistema cardiovascular, no existe un método preciso para la prevención de la esclerosis múltiple.

Merck Group

25 Mayo 2021

Sin embargo, se han identificado factores de riesgo que es posible evitar. La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica neurodegenerativa que tiene un componente autoinmune: el propio sistema de defensas del organismo daña por error tejidos sanos del paciente.

En general, las enfermedades neurodegenerativas son difíciles de clasificar y prevenir. A pesar de ello, diversas investigaciones han servido para identificar algunos factores de riesgo de esta condición. Entre ellos hay algunos que se pueden controlar, y eso es una herramienta para prevenir la esclerosis múltiple, reduciendo el riesgo de desarrollar la enfermedad en el futuro.

Por otro lado, una característica de la mayor parte de las enfermedades autoinmunes es que son enormemente diferentes en cada paciente, y en las enfermedades en las que se produce daño en la capa de mielina que protege los tejidos nerviosos, como la esclerosis múltiple, es posible desde hace muy poco tiempo identificar a los pacientes que tienen un riesgo más elevado de sufrir lesiones recurrentes. 

Algunos factores genéticos tienen una importante influencia en las probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple, algo que no está en nuestra mano evitar. Adicionalmente, los estudios sobre migración hacen pensar que los factores ambientales son clave en este aspecto, y ahí sí puede existir un margen para saber cómo prevenir la esclerosis múltiple.
Se han encontrado sólidas evidencias científicas sobre la importancia de los factores de riesgo que figuran a continuación. Algunos investigadores han llegado a llamarlos “factores causales” en cuanto a su intervención en el proceso de desarrollar esclerosis múltiple como “causas”:

  1. Infección por el virus de Epstein-Barr
  2. Niveles bajos de vitamina D
  3. Consumo de tabaco

La infección es fortuita, pero los expertos han llegado a la conclusión de que mantener unos niveles adecuados de vitamina D y evitar el tabaco son dos formas eficaces de prevenir la esclerosis múltiple y de controlar la progresión de la enfermedad. 
Una de las líneas de investigación más relevantes de los últimos años en el campo de la esclerosis múltiple es la que evalúa la relación entre vitamina D y riesgo de esclerosis múltiple. Hay que tener cautela con este hallazgo porque muchos de esos estudios, aunque bien diseñados, se han realizado con grupos pequeños de pacientes. El objetivo final de este tipo de trabajos es determinar si vigilar los niveles de vitamina D es una forma de prevenir la esclerosis múltiple. Uno de los últimos trabajos al respecto, sobre la capacidad preventiva de la vitamina D en esclerosis múltiple, se llevó a cabo con más de mil pacientes. La investigación en este campo continúa.

 
Otros posibles factores de riesgo (controlables)
  • Índice de masa corporal elevado (en la infancia y la vida adulta)
  • Escasa actividad física
  • Diabetes tipo 2
  • Circunferencia de la cintura (a mayor perímetro, mayor riesgo)
  • Porcentaje aumentado de grasa corporal
  • Colesterol ligado a proteínas de alta densidad (HDL)

El índice de masa corporal es otro de los posibles factores de riesgo. Así, se ha sugerido a partir de diversos estudios que mantener un peso saludable es una posible forma de prevenir la esclerosis múltiple. Se ha documentado que el peso corporal superior al que sería saludable, tanto en la infancia como en la vida adulta, incrementa las probabilidades de que una persona padezca esclerosis múltiple.
La actividad física, por otra parte, ha mostrado en diversos estudios una relación inversa: a mayor actividad, menor riesgo. Así, mantenerse activo podría ser una forma de prevenir la esclerosis múltiple. 
Un equipo de investigadores ha analizado los efectos de explicar a los niños, con técnicas de comunicación adecuadas para su edad, qué es la esclerosis múltiple y cómo prevenirla. Este tipo de actividad, según sus datos, puede facilitar las conductas saludables y contribuir a prevenir la esclerosis múltiple.

 
Cómo prevenir la progresión de la esclerosis múltiple

Otras estrategias preventivas se orientan a prevenir el avance de la esclerosis múltiples en personas a las cuales ya se ha diagnosticado.
La prevención de la discapacidad asociada a la esclerosis múltiple es uno de los objetivos más importantes del tratamiento. Por eso es tan importante detectar y tratar lo antes posible la esclerosis múltiple.
Se dispone desde hace relativamente poco de evidencias científicas de que algunos medicamentos pueden reducir la tasa de brotes en la esclerosis múltiple hasta en un tercio. En este punto, muchos expertos han considerado conveniente evaluar si esos medicamentos pueden prevenir brotes en el futuro cuando se administran en las primeras fases de la enfermedad. 
En consecuencia, se han probado estas terapias, empezando por las personas que se encuentran en una situación de riesgo elevado de desarrollar nuevas lesiones asociadas a esclerosis múltiple. Dos estudios recientes han mostrado que el tiempo transcurrido desde el primer hasta el segundo brote puede ser mayor con el empleo de alguno de estos tratamientos.

Fuentes

  • Meca-Lallana V, et al. Deciphering Multiple Sclerosis Progression. Front. Neurol., 07 April 2021 | https://doi.org/10.3389/fneur.2021.608491
  • Yuan S, et al. An atlas on risk factors for multiple sclerosis: a Mendelian randomization study. Journal of Neurology volume 268, pages114–124(2021)
  • Thomson A, et al. Digesting science: Developing educational activities about multiple sclerosis, prevention and treatment to increase the confidence of affected families. Multiple Sclerosis and Related Disorders 2021 (47): 102624
  • Practical Neurology. Study Spotlight. 2017. Clarifying the Role of Vitamin D in Multiple Sclerosis Risk and Prevention: