Tiempo de lectura: 3 minutos

Noticia

27 - 02 - 18

La utilidad de la punción lumbar en el diagnóstico de esclerosis múltiple

El líquido cefalorraquídeo (también conocido por su acrónimo CSF, del inglés “CerebroSpinal Fluid”), es un líquido transparente que circula por el cerebro y la médula espinal.

Aunque la función más importante del líquido cefalorraquídeo es hacer de “amortiguador” del sistema nervioso central en general (por ejemplo, evitando que el cerebro impacte en el cráneo), en él también hay nutrientes y sustancias que se filtran de la sangre, así como residuos del cerebro. Por eso, examinar el líquido cefalorraquídeo puede ser útil para diagnosticar muchas enfermedades del sistema nervioso central, incluida la esclerosis múltiple.

Para obtener líquido que se analizará después en el laboratorio, se lleva a cabo la punción lumbar. Lo más normal es que la prueba se realice con el paciente tumbado sobre un costado.

espués de limpiar la zona se administra una anestesia local para evitar el dolor con la punción. A continuación, se inserta una aguja fina y larga entre dos huesos de la parte baja de la columna vertebral, en el espacio por el cual circula el líquido cefalorraquídeo. Se extrae el equivalente a unas dos cucharadas de líquido con la jeringa para analizarlos después.

En total, el procedimiento suele completarse en media hora.

La punción lumbar en la esclerosis múltiple

  • El líquido cefalorraquídeo de las personas con esclerosis múltiple suele contener:
    • Niveles elevados de glóbulos blancos (pueden estar presentes en concentraciones hasta siete veces mayores que los niveles considerados normales; por encima de ese umbral, suele considerarse que hay una infección –como enfermedad de Lyme- y se descarta esclerosis múltiple)
    • Unas proteínas denominadas bandas oligoclonales (aunque su detección no significa de por sí que el paciente tenga esclerosis múltiple, se ha estimado que entre el 80 y el 95% de las personas con la enfermedad tienen este resultado en la punción lumbar)
    • Ciertas proteínas que resultan de la destrucción de la mielina

 

El diagnóstico de esclerosis múltiple con punción lumbar

La punción lumbar no es suficiente para diagnosticar esclerosis múltiple, ya que hay otras enfermedades que podrían dar lugar a resultados parecidos. Por otro lado, hay un 5-10% de pacientes con esclerosis múltiple en los que no se dan estos resultados.

En consecuencia, la punción lumbar (que es una prueba que aporta indicios significativos) se considera únicamente uno de los diversos elementos que componen el diagnóstico, junto con el examen neurológico, la historia clínica y otras pruebas y análisis.

 

Seguridad de la punción lumbar

 

Un efecto secundario frecuente del procedimiento (32%) es el dolor de cabeza, que puede persistir durante días. Lo más habitual es que se resuelva por sí mismo, pero puede complicarse.

Una recomendación habitual frente a la cefalea tras una punción lumbar es reposar durante varias horas después de la prueba y tomar líquidos con frecuencia.

Las complicaciones serias de la punción lumbar son poco frecuentes. Hable con su médico ante cualquier duda o temor sobre el procedimiento.

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Merck Group
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Precauciones en el embarazo de las pacientes con esclerosis múltiple (EM)

Dado que el diagnóstico se suele establecer entre los 20...

Leer más

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

El objetivo es también apoyar y poner en contacto a...

Leer más

¿Qué significa una remisión en un paciente con esclerosis múltiple?

Los diferentes tipos de esclerosis múltiple afectan a las personas...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger