Tiempo de lectura: 4 minutos

Noticia

11 - 05 - 21

Síntomas corporales indirectos asociados a la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad que afecta exclusivamente al sistema nervioso central, que está constituido por dos órganos: el cerebro y la médula espinal.

Las neuronas son las células específicas del sistema nervioso, y gracias a las vainas de mielina que las recubren, son capaces de transmitir de manera rápida y eficiente los impulsos nerviosos a las demás células y órganos del cuerpo. Los síntomas propios de la EM son el resultado directo de los ataques a estas vainas de mielina, pero al ser el sistema nervioso central el órgano donde se procesan y controlan todas las funciones corporales, su mal funcionamiento puede afectar indirectamente al funcionamiento de otras partes u órganos del cuerpo. 

En este post abordaremos estas manifestaciones indirectas que a menudo se pueden controlar bien con medicamentos y otros tipos de terapia, y lo vamos a abordar anatómicamente de arriba abajo, de la cabeza a los pies. 

Problemas de función cerebral

Es frecuente sufrir problemas emocionales como ansiedad o depresión, y problemas de personalidad, consecuencia del diagnóstico o de ir detectando el empeoramiento de la enfermedad. En la EM, como en todas as enfermedades crónicas, hay que lidiar con la frustración, la fatiga, el dolor y
Aislamiento. Todo ello se puede aliviar o corregir con fármacos y apoyo psicoterapéutico asociado.

Con menor frecuencia se pueden sufrir ataques epilépticos, que se suelen controlar muy bien con medicación antiepiléptica.

A veces surge temblor que se trata con fármacos con resultado irregular, pero se están investigando los tratamientos quirúrgicos que se aplican a otros tipos de temblores no asociados con la EM, que tienen mucho futuro.

Los mareos, bastante frecuentes, son de difícil alivio pues se provocan por el daño de distintos sistemas corporales (aparato vestibular del oído, trastornos sensitivos en los pies, trastornos del equilibrio). La rehabilitación vestibular y de la inestabilidad de la marcha pueden proporcionar beneficio. 

Problemas visuales

Los problemas de visión por daño del nervio óptico son con frecuencia el primer signo de la enfermedad y suele consistir en pérdida de visión por un solo ojo. Es lo que llamamos neuritis óptica. Como consecuencia de esta neuritis puede padecerse a lo largo de la vida poca visión, manchas en el campo visual y trastorno en la precepción de la luz y el contraste. En general estos problemas se toleran bastante bien. No se corrigen con graduación. Hay mucha esperanza en que con los avances tecnológicos en oftalmología, estos problemas se puedan mejorar considerablemente. 

Problemas de Oídos

Es poco frecuente que la EM afecte a la audición. Si ocurre no suele aliviar con audífonos. 

Problemas en la zona de la garganta

En ocasiones surgen cambios en la voz y el habla y a esto lo llamamos disartria. La disartria es el resultado de tener dificultad para regular el volumen, el tono y la articulación del habla por pérdida de fuerza o falta de coordinación de la musculatura necesaria para articular el lenguaje.  El tratamiento es la logoterapia, que aplica técnicas, procedimientos y ejercicios específicos para potenciar el control motor de los órganos implicados en el habla. 

Por las mismas razones pueden aparecer problemas para tragar, y a esto le llamamos disfagia. Hay que pensar en disfagia cuando se tose con frecuencia al comer o beber, señal de que el alimento o líquido está pasando a la tráquea en vez de al esófago, llegando al pulmón en vez de al estómago. Son también los logopedas los profesionales encargados de evaluar la alteración deglutoria, y orientar a las personas con disfagia a la adaptación de texturas y otras medidas compensatorias, como cambios posturales, que faciliten la deglución. 

Problemas respiratorios

Los músculos encargados de mover las costillas para inspirar y espirar, son el diafragma y los músculos que existen entre las costillas, que pueden ir perdiendo fuerza a lo largo de los años. Por su afectación puede bajar el volumen de la voz, pero no suelen provocar problemas de falta de aire, dado que se alteran cuando hay poca capacidad para caminar. Al no realizar el esfuerzo físico de caminar, la dificultad respiratoria no aparece. 

La pérdida de fuerza muscular de la caja torácica sí que impide toser bien. Si no se tose bien no se aclaran las secreciones de los bronquios, y aumenta el riesgo de infecciones y neumonías. 

Son los neumólogos y rehabilitadores en aparato respiratorio los especialistas que indican cómo mejorar la fuerza de los músculos respiratorios. 

Problemas en el hígado y corazón

La EM no afecta al hígado ni al corazón de forma directa, pero algunos de los tratamientos que utilizamos pueden producir toxicidad en ellos. A esto se le llama hepatotoxicidad o cardiotoxicidad inducida por drogas. Normalmente el hígado y el corazón no llegan a dañarse a anatómicamente por esta toxicidad, solo lo hacen funcionalmente, y la alteración desaparece cuando se retira el fármaco. Sabemos  que el hígado está alterado a través de los análisis de sangre periódicos de control que realizamos, y el corazón a través de los electrocardiogramas.  

Vejiga e intestino

Las alteraciones urinarias se producen por mal funcionamiento de la vejiga. Pueden darse 3 situaciones diferentes: 1) Cuesta vaciar la vejiga porque el esfínter que debe relajarse al orinar no se relaja y por lo tanto la vejiga no se puede vaciar, 2) La vejiga se vacía con más frecuencia de la deseada porque el músculo encargado de contraer la vejiga está hiperactivo y se contrae de forma exagerada por lo que la capacidad de almacenar orina en la vejiga se reduce, 3) síndrome mixto: es la combinación de los 2 síndromes anteriores. 
Consecuencia de estas alteraciones se sufre sensación de tener que orinar de forma urgente, de aumento de la frecuencia urinaria, o de incontinencia urinaria en forma de escapes de orina.

Para poder controlar los síntomas se aconseja no llevar ropa ajustada, no beber unas 2-3 horas antes de irse a dormir, orinar de manera periódica y realizar ejercicios para fortalecer la musculatura del suelo de la pelvis. Es recomendable la visita al urólogo. La inyección de toxina botulínica ha supuesto un avance en muchos casos. 

También es posible tener trastorno del funcionamiento intestinal, bien estreñimiento bien incontinencia fecal. Para combatir el estreñimiento se aconsejan las medidas dietéticas habituales y el uso de laxantes o enemas. Para la incontinencia fecal se recomienda vaciar todas las mañanas el intestino de manera preventiva, y utilizar tampones anales si se considera preciso.

Es importante no tener vergüenza en comentar los síntomas urinarios e intestinales para poder tomar las acciones necesarias.

Sexualidad

Los problemas más frecuentes en la mujer consecuencia de la enfermedad o su tratamiento son la sequedad vaginal y la menor capacidad para el orgasmo, pues los trastornos de la sensibilidad impiden sentir el placer, o por sequedad vaginal y dolor; en el hombre los problemas más frecuentes son la disfunción en la erección y la falta de eyaculación y orgasmo.  Tanto en hombres como en mujeres influye negativamente la fatiga. 

También hay que tener en cuenta que en los cambios del deseo de relación sexual influyen los factores emocionales y otros factores completamente ajenos a la enfermedad. Saber gestionar la situación no es fácil, y es necesario comentarlo con los profesionales que nos atienden para recibir consejo sobre cómo afrontar este conflicto que debe incluir el apoyo también de la pareja.

La fertilidad no se ve afectada por la enfermedad. 

Sistema óseo

Las personas con EM tienen un mayor riesgo de osteoporosis y por tanto los huesos son más débiles y menos resistentes a los movimientos, los golpes y las caídas, por lo que hay riesgo de fracturas. Los factores que influyen para que haya osteoporosis son los tratamientos con corticoides, la falta de vitamina D, y la falta de actividad física. Es lógico por tanto utilizar los corticoides cuando sean realmente necesarios, reparar el déficit de vitamina D y hacer ejercicio continuado. Una densitometría ayuda a saber cómo está el estado de nuestros huesos. 

Es muy frecuente la aparición de dolor en múltiples estructuras óseas, sobre todo en la columna vertebral, caderas, rodillas y pies, consecuencia de las malas posturas y apoyos. Es por ello muy importante conseguir posturas lo más anatómicas posibles y a ello ayudan los rehabilitadores, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales. 

Sistema inmunológico

Los fármacos que se utilizan en la EM son fármacos que suprimen una parte de las células del sistema inmunológico (inmunosupresores) o modifican su actuación (inmunomoduladores). Es importante considerar que estos tratamientos tienen riesgos, y más conforme se van utilizando a largo plazo. El riesgo de llevar estos tratamientos son las infecciones, a veces graves, o que aumente la probabilidad de desarrollar un tumor. Las visitas médicas y los análisis  periódicos son básicos para poderlo identificar. 

Piel 

La EM no afecta a la piel, pero los fármacos que utilizamos pueden hacerlo.

Los fármacos de autoinyección subcutánea (interferones y acetato de glatiramero) con frecuencia causan efectos secundarios dermatológicos. Consisten en lesiones rojizas en la piel de mayor o menor tamaño, en pérdida de la grasa de debajo de la piel, lo que se conoce como lipoatrofia, y en casos excepcionales la piel llega incluso a romperse. Es muy importante utilizar una buena técnica de autoinyección que sea vigilada por el personal sanitario correspondiente. 

Hay fármacos orales que producen enrojecimiento de la piel y picor, sobre todo de la parte superior del cuerpo, y otros que aumentan la posibilidad de desarrollar tumores de la piel como carcinomas basocelulares o escamosos.  Las recomendaciones para evitar o solucionar estos efectos las proporciona el personal sanitario a lo largo de las diferentes visitas que se realizan.

Los fármacos de infusión intravenosa pueden producir reacciones a la infusión, 
que causan enrojecimiento y picor de la piel del cuerpo y cara. Se consiguen evitar con una premedicación antes de recibir la infusión, o parando la infusión del medicamento si a pesar de todo se producen. 

Es muy importante conocer los recursos disponibles, para conseguir autogestionar los problemas que conlleva vivir con una enfermedad crónica

«El artículo refleja la opinión y práctica clínica del autor y no se trata de una opinión o recomendación de Merck, S.L.U. Asimismo, el presente artículo tiene carácter orientativo y divulgativo, de modo que no constituye un diagnóstico de una patología o enfermedad y no sustituye al diagnóstico o tratamiento realizado por un profesional sanitario».

 

Bibliografía consultada: 

Multiple Sclerosis News Today. 9 Ways Multiple Sclerosis Affects Your Body From Head to Toe. https://multiplesclerosisnewstoday.com/2017/09/19/9-ways-multiple-sclerosis-affects-body-head-toe/

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Cristina Ramo Tello
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

EMociones en Esclerosis Múltiple

El abordaje multidisciplinar es la nueva realidad de la esclerosis...

Leer más

Tomografía de coherencia óptica en la esclerosis múltiple

La mayoría de los pacientes con esclerosis múltiple (EM) presentan...

Leer más

Rehabilitación virtual cognitiva en pacientes de Esclerosis Múltiple con deterioro cognitivo

Es de carácter inflamatorio que afecta al sistema nervioso debido...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger