Tiempo de lectura: 7 minutos

Noticia COVID-19

29 - 04 - 21

Como paciente de EM, ¿debo vacunarme contra la COVID-19?

La vacunación contra la COVID-19 podría ser señalar el principio del fin de un año muy difícil; sin embargo, la cantidad de información contradictoria que se encuentra en Internet llega a resultar confusa. Por ello, para comprender mejor cómo afrontar la COVID-19 cuando se está en tratamiento para la EM, lea nuestras “Preguntas frecuentes” a continuación, junto con las respuestas de nuestro grupo de expertos.



 
1. Estoy tomando un tratamiento con interferón para la EM. ¿Me protege contra la COVID-19?

En estos momentos no hay pruebas que demuestren que los tratamientos modificadores de la EM protejan contra la COVID-19; por ello, la forma más eficaz, segura y fiable de protegerse es la vacunación.



 
2. ¿Cómo actúan las vacunas contra la COVID-19?

Aunque algunas vacunas contienen versiones vivas o debilitadas de los virus, las de la COVID-19 no las contienen y, en consecuencia, no pueden causar la infección. Sin embargo, al introducirse en el organismo una pequeña parte muy concreta del virus, se facilita que el sistema inmunitario practique una especie de “prácticas de tiro” sin tener que estar expuesto al virus directamente. Como su sistema inmunitario reconocerá que las estructuras de la vacuna no forman parte de su propio organismo, comenzará una respuesta inmunitaria al formar un ejército de células inmunitarias y anticuerpos específicos para combatir la infección percibida. Esto significa que, si uno contrae la COVID-19, el organismo recordará que ya ha visto antes partes del virus y tendrá un mecanismo de defensa en marcha.



 
3. ¿Hasta qué punto son inocuas las vacunas contra la COVID-19? ¿Van a afectarme al ADN?

Aunque estas vacunas se han desarrollado muy rápidamente, han pasado por el mismo riguroso proceso de prueba que cualquier otro medicamento. Existe una idea errónea muy extendida según la cual las vacunas alteran el ADN de la persona. Aunque algunas vacunas sí contienen ARNm, que es un tipo de material genético, este no interfiere ni repercute de ninguna manera en el ADN de la persona vacunada. Este ARNm instruye a las células del organismo para que produzcan una proteína muy concreta, llamada espícula, que se encuentra en el virus que causa la COVID-19. Esta proteína se adhiere a la superficie de las células y, dado que su sistema inmunitario reconocerá que las estructuras de la vacuna no forman parte de su propio organismo, comenzará una respuesta inmunitaria al formar un ejército de células inmunitarias y anticuerpos específicos para combatir la infección percibida. El organismo descompondrá entonces el ARNm, pero los anticuerpos permanecerán, por lo que, si uno contrae la COVID-19, el organismo recordará que ya ha visto antes esa proteína y tendrá un mecanismo de defensa en marcha.



 
4. ¿La vacuna contra la COVID-19 va a influir en la progresión de la EM o va a desencadenar una recaída?

No hay pruebas que demuestren que la vacunación contra la COVID-19 vaya a provocar tal recaída. Puede que, después de la inyección, algunas personas noten calor o fiebre durante un breve período, lo que puede causar un empeoramiento temporal de algún síntoma de la EM, pero la situación debería volver a la normalidad al cabo de unos días.



 
5. Para recibir la vacuna contra la COVID-19, ¿debo dejar de tomar o cambiar el tratamiento para la EM?

En la mayoría de los casos, no es necesaria ni una cosa ni la otra. Dado que su médico concertará la fecha de vacunación teniendo en cuenta el tratamiento modificador de la enfermedad que siga usted, hable con el personal sanitario que lo atienda antes de hacer ningún cambio.



 
6. ¿La vacuna contra la COVID-19 va a impedir que funcione el tratamiento que sigo para la EM?

No hay pruebas que indiquen que ninguna de las actuales vacunas contra la COVID-19 vaya a interferir en la eficacia del tratamiento, aunque sí es posible que dicho tratamiento reduzca su respuesta inmunitaria a la vacuna. Por ello, lo mejor que puede hacer es comentar con el personal sanitario que lo atiende las fechas de vacunación y cualquier duda que le surja.



 
7. ¿El tratamiento que sigo para la EM va a impedir que funcione la vacuna?

Es posible que algunos tratamientos modificadores de la enfermedad reduzcan la eficacia de la respuesta inmunitaria a la vacuna en personas con EM, pero tenga usted la certeza de que, aun así, podría estar protegido al menos en parte. De hecho, hay muchas situaciones en las que incluso una respuesta parcial a una vacuna basta para evitar la enfermedad. Por ejemplo, las vacunas de la gripe solo tienen una eficacia de aproximadamente entre el 60 % y el 70 %, pero la mayoría de las personas no contraen la dolencia. Recuerde: ¡un poco de protección es mejor que nada de protección!



 
8. Como paciente de EM que soy, ¿importa el tipo de vacuna contra la COVID-19 que me pongan, si puedo elegir?

En la actualidad, solo está restringida la administración de vacunas vivas en personas que tomen tratamientos modificadores de la EM, pero ninguna de las vacunas autorizadas y recomendadas contra la COVID-19 ni aquellas que se están desarrollando en estos momentos son vacunas vivas ni contienen versiones debilitadas del virus. Por lo tanto, el mejor consejo que puede seguir es ponerse la vacuna que se le ofrezca primero y vacunarse lo antes posible. Hable con su médico sobre cuándo debe recibir la vacuna, pues este sabrá cómo adaptar su calendario de vacunación al plan de tratamiento que siga para la EM.



 
9. ¿Qué precauciones debo tomar entre las dosis de la vacuna contra la COVID-19?

La mayoría de los enfermos de EM van a presentar una respuesta normal a la vacuna y estarán bien protegidos. Sin embargo, es posible que algunos tratamientos modificadores de la enfermedad disminuyan la eficacia de la respuesta inmunitaria a la vacuna. Por lo tanto, es importante que todos sigan las directrices relativas al distanciamiento físico y el uso de mascarilla hasta que se levanten las restricciones para todos.



 
10. Después de que me pongan la vacuna contra la COVID-19, ¿me van a hacer un seguimiento diferente porque tengo EM?

Al igual que ocurre en cualquier proceso de vacunación, a todos aquellos que reciban una vacuna contra la COVID-19 se los supervisará durante un breve período en el propio centro de vacunación por si acaso presentasen algún efecto secundario o reacción alérgica inmediatos. Hay personas que pueden presentar síntomas de escasa importancia, como dolor, hinchazón, dolor de cabeza o sensación de calor o fiebre durante algún tiempo después de que se les ponga la inyección. En un enfermo de EM, estos síntomas podrían causar un empeoramiento temporal de algún síntoma de su enfermedad, pero toda alteración debería remitir al cabo de unos días. Si los efectos secundarios le preocupan o no acaban de desaparecer, póngase en contacto con su médico para que lo aconseje.

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Con la EM
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Esclerosis múltiple y síndrome de Guillain-Barré

Actualmente es inusual que un paciente con esclerosis múltiple (EM)...

Leer más

Esclerosis múltiple pediátrica

La esclerosis múltiple pediátrica, definida como el inicio de la...

Leer más

Bandas oligoclonales en líquido cefalorraquídeo en la esclerosis múltiple

Sin embargo, la forma más precisa de demostrar la patogenia...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger