Glosario

Entra en nuestro glosario y descubre las definiciones de todos los términos de esclerosis múltiple que no conocías. Infórmate de todo.

Anticuerpos monoclonales

1

Son proteínas creadas en el laboratorio que tienen la capacidad de ligarse a diversas sustancias del organismo, entre ellas las células cancerosas, imitando la función de las células defensivas del sistema inmunológico.

Hay muchas clases distintas de anticuerpos monoclonales, pero todos están diseñados de manera que se unen únicamente a una sustancia. Los anticuerpos monoclonales se emplean para tratar algunos tipos de cáncer, entre otras enfermedades.

Existe la posibilidad de utilizar los anticuerpos monoclonales de forma aislada o hacer que transporten medicamentos, toxinas o sustancias radiactivas de forma específica a las células tumorales, lo cual evita que se produzcan daños en las células sanas.

En la producción de anticuerpos monoclonales se emplean técnicas de ingeniería genética. La producción de éstos fue uno de los hallazgos más relevantes de la biotecnología en el último cuarto del siglo pasado.

Los anticuerpos monoclonales, también conocidos por sus siglas en inglés (mAb) se emplean como terapia en diferentes ramas de la medicina:

• Oncología
• Reumatología
• Gastroenterología
• Dermatología
• Trasplante (para prevenir el rechazo del injerto)
• Neurología

Los mAb empezaron a emplearse de forma experimental como terapia para la esclerosis múltiple en la década de los ochenta del siglo pasado.

Entre sus ventajas, se ha presentado su alto grado de especificidad, que hace menos probable la aparición de efectos secundarios, ya que el mAb se diseña pensando solo en una “diana” u objetivo, con la menor interacción posible con otros elementos del organismo.

Como desventaja se ha planteado la inmunogenicidad, que consiste en que el sistema inmunológico del paciente puede llegar a identificar un mAb e impedir que ejerza su efecto terapéutico, anulándolo.