Glosario

Entra en nuestro glosario y descubre las definiciones de todos los términos de esclerosis múltiple que no conocías. Infórmate de todo.

Cistitis

1

Las infecciones del tracto urinario (UTI, por su acrónimo en inglés) son frecuentes, tanto en la población general como entre las personas con esclerosis múltiple. Es posible que haya oído referirse a ellas con el término genérico “cistitis”. Se tratan con un curso de antibióticos.

La cistitis puede ser molesta e incluso dolorosa, pero un sencillo test de orina puede identificar la infección presente y ayudar a encontrar el tratamiento más adecuado.

Es importante establecer si una persona padece una infección del tracto urinario, ya que ésta puede hacer que los síntomas de la esclerosis múltiple empeoren, afectando a:

• Espasticidad
• Concentración
• Riesgo de brotes

El tracto urinario

El tracto urinario es el sistema por el cual el organismo se libera de elementos y líquidos que no necesita.

Los riñones filtran la sangre y recogen los productos residuales creando la orina, que viaja a través de unos canales denominados uréteres hasta la vejiga. Allí se almacena hasta que llega el momento de ser expulsada por otro conducto que se llama uretra al exterior del cuerpo.

En la cistitis, una parte del tracto urinario se infecta, habitualmente por una bacteria.

Los síntomas de cistitis pueden ser:

• Aumento en la frecuencia de la necesidad de orinar
• Dolor o sensación de ardor al orinar
• Fatiga
• Dolor en la vejiga o en el abdomen, incluso cuando no se va a orinar
• Orinar en pequeñas cantidades, incluso aunque la sensación sea de urgencia y parezca que necesita orinar más
• Orina de color blanquecino o turbio, con un olor más intenso del habitual

Algunos síntomas de las infecciones del tracto urinario o cistitis pueden confundirse con los síntomas de la esclerosis múltiple:

• Fatiga
• Problemas de vejiga

Es importante realizar pruebas de orina para detectar infecciones si el paciente con esclerosis múltiple experimenta malestar general o sufre un empeoramiento acusado de los síntomas que ya tenía. Si hay un brote o si los síntomas de la esclerosis múltiple empeoran, es habitual que el equipo médico lleve a cabo análisis de orina por precaución, para descartarla o identificarla y tratarla de forma adecuada.