ePrivacy and GPDR Cookie Consent management by TermsFeed Privacy Generator

Glosario

Entra en el Glosario para descubrir conceptos relacionados con la Esclerosis Múltiple que te ayudarán a ampliar tu conocimiento sobre la patología.


Hemiparesia

Definición de hemiparesia 

Cuando una persona padece hemiparesia, hay alteraciones en el funcionamiento de un lado de su cuerpo por efecto de alguna enfermedad que afecta al sistema nervioso central, como ictus, esclerosis múltiple, un tumor o parálisis cerebral, entre otros. 

Hemiparesia en un lado de los brazos, rostro, manos, brazos, piernas o pies puede ir acompañada de:

  • Dificultad para caminar
  • Dificultad para sujetar objetos
  • Pérdida de precisión en los movimientos
  • Pérdida del equilibrio
  • Fatiga muscular
  • Pérdida de coordinación

El lugar del cerebro en el cual hay un daño causado por la enfermedad es lo que determina en qué partes del cuerpo se manifestará hemiparesia.

La hemiparesia puede dar lugar a los siguientes síntomas:

  • Dificultad para mover un lado del cuerpo o alguna de las extremidades en un lado del cuerpo
  • Debilidad que afecta a un lado del cuerpo o las extremidades en un lado del cuerpo
  • Alteraciones del sentido del equilibrio
  • Dificultad para hablar o para comprender lo que se habla
  • Alteraciones de la conducta
  • Dificultades en la memoria y la capacidad de aprendizaje

 

Causas de hemiparesia

El infarto cerebral, también llamado ictus, es la causa más frecuente de hemiparesia. De hecho, la debilidad muscular es uno de los primeros síntomas del ictus, y la causa de que las personas que lo padecen acudan al médico. Otras posibles causas son:

  • Traumatismo (accidentes u otro tipo de lesiones)
  • Cáncer
  • Enfermedades que afectan al cerebro y la médula ósea, como la esclerosis múltiple

La debilidad muscular es característica de la hemiparesia causada por lesiones que afectan a los tejidos nerviosos de la médula espinal. También el daño cerebral puede causar debilidad.

 

Hemiparesia izquierda y derecha: ¿a qué afectan?

La hemiparesia derecha es consecuencia de lesiones en el lado izquierdo del cerebro. Suele asociarse a problemas del lenguaje, incluyendo tanto la forma de hablar del paciente como su capacidad para comprender palabras.

La hemiparesia izquierda se manifiesta por efecto de daños localizados en el lado derecho del cerebro, y se asocia con problemas de conducta (por ejemplo, tendencia a hablar de forma incontrolada en situaciones en las que no es apropiado), dificultades del aprendizaje y alteraciones de la comunicación no verbal.

Otros tipos de hemiparesia incluyen:

  • AtaxiaEs un tipo de hemiparesia que se presenta por efecto de daños en la parte inferior del cerebro, asociada a problemas de coordinación, equilibrio, vértigo…
  • Hemiparesia motora pura: Es la forma más frecuente de hemiparesia, se presenta con debilidad en una pierna, un brazo o el rosto.
  • Síndrome hemiparésico atáxico: Debilidad o torpeza en un lado del cuerpo, habitualmente más acusado en las piernas que en los brazos.

 

Hemiparesia infantil

En niños, la hemiparesia se aprecia por debilidad o incluso parálisis en un lado del cuerpo, como sucede con los adultos, aunque cuando hay parálisis el término más preciso es hemiplejia. De todas formas, muchas personas emplean ambos términos como sinónimos. 
La hemiparesia aguda en niños es un síndrome clínico relativamente frecuente, pero difícil de diagnosticar, sobre todo cuando los pacientes son niños pequeños. El primer diagnóstico que suele tenerse en cuenta es el de ictus isquémico (dificultad en la circulación de sangre en el cerebro), pero no porque sea más frecuente sino porque es más urgente intervenir. Hay diversas condiciones que se parecen al ictus isquémico. 
La hemiparesia infantil puede ser congénita (presente desde el nacimiento) o adquirida (causada por lesiones o enfermedades posteriores):

  • Ictus infantil
  • Lesión por traumatismo
  • Convulsiones
  • Infecciones que afectan al cerebro
  • Cirugía

 

Síntomas de la hemiparesia infantil

La principal manifestación o síntoma de hemiparesia infantil es la debilidad de una parte del cuerpo, muchas veces en un brazo o una pierna. Las extremidades afectadas pueden mostrar síntomas como: 

  • Debilidad
  • Tono alterado (espasticidad o bajo tono muscular, con apariencia “blanda”)
  • Reducción de los movimientos voluntarios
  • Reducción de la coordinación
  • Reducción de la capacidad motora
  • Reducción del empleo funcional de la extremidad

 

Tratamiento de la hemiparesia: ¿se puede curar?

La respuesta rápida a la pregunta de si se puede curar la hemiparesia es: “en parte”, pero es que es una parte muy importante. Es posible incrementar o recuperar la fuerza y el movimiento del lado afectado del cuerpo mediante la rehabilitación. 
Algunos de los tratamientos de la hemiparesia son:

  • Terapia de movimiento inducido por restricción (mCIT, por sus siglas en inglés), que obliga a la persona a usar la parte debilitada. Con la práctica regular puede mejorar la función de los tejidos nerviosos.
  • Estimulación eléctrica mediante la colocación de electrodos en los músculos debilitados. Una descarga ayuda a que los músculos se contraigan. 
  • Estimulación cortical, un procedimiento que consiste en la colocación de un pequeño electrodo en la membrana que cubre el cerebro. El electrodo envía corriente eléctrica cuando el paciente está realizando ejercicios de rehabilitación.
  • Imaginería motora, que consiste en la práctica mental del movimiento que consiste en la evocación, por parte de la persona, de un movimiento o gesto para aprender o mejorar su ejecución.

Fuentes

  • Disabled World. Hemiparesis-Types. Treatments. Facts. Information.
  • American Stroke Association. Hemiparesis. April 8, 2019.
  • Sanjay Bhate et al. A practical approach to acute hemiparesis in children. Dev Med Child Neurol. 2015 Aug.
  • CIMT. Constraint Induced Movement Therapy UK. Child Conditions. Hemiparesis.
  • Fernández-Gómez E, Imaginería motora: revisión sistemática de su efectividad en la rehabilitación de la extremidad superior tras un ictus. REV NEUROL 2018;66:137-146