Glosario

Entra en nuestro glosario y descubre las definiciones de todos los términos de esclerosis múltiple que no conocías. Infórmate de todo.

Hemiplejia

1

La hemiplejia (también se admite “hemiplejía”, con tilde), es la parálisis total o parcial de un lado del cuerpo, que se produce como resultado de una enfermedad o lesión que afecta a los centros motores del cerebro.

En la hemiplejia se puede apreciar parálisis de los músculos situados en:
• La parte inferior de la cara
• Brazo
• Pierna

La causa más frecuente de hemiplejia es el ictus, o infarto cerebral, que puede ser de dos tipos:
• Isquémico (obstrucción del flujo de sangre)
• Hemorrágico (ruptura de una arteria cerebral)

Otras causas son:
• Traumatismo
• Tumores cerebrales
• Infecciones en el cerebro
• Esclerosis múltiple
• Enfermedades inflamatorias o degenerativas asociadas con la anemia perniciosa

La hemiplejia se trata abordando la causa, de modo que la recuperación del movimiento depende de la posibilidad de tratar su origen.

Cuando la lesión se produce en el hemisferio izquierdo de una persona diestra, el resultado suele ir asociado a alguna forma de afasia: incapacidad para pronunciar palabras, escribir o leer.

Es posible que la hemiplejia que se presenta tras un brote de esclerosis múltiple se resuelva con tratamientos específicos para el brote, como los medicamentos corticosteroides.

En la hemiplejia los pacientes experimentan dificultades que pueden afectar a diversos ámbitos:
• Motrices (relacionados de forma estricta con la movilidad)
• Sensitivos (que afectan a la percepción)
• Cognitivos

Por ese motivo, muchos expertos se inclinan por un abordaje multidisciplinar, en el cual se aprovechen técnicas de diferentes disciplinas, incluyendo la rehabilitación neurológica, la fisioterapia… En cada caso individual, cuyas necesidades dependerán de la localización y extensión de las lesiones provocadas por la enfermedad, el equipo médico buscará las mejores opciones y el plan de tratamiento más adecuado para el paciente.

Otros abordajes terapéuticos que se han ido estudiando incluyen la terapia con ejercicios acuáticos para mejorar el equilibrio y el control de la postura.