Glosario

Entra en nuestro glosario y descubre las definiciones de todos los términos de esclerosis múltiple que no conocías. Infórmate de todo.

Neuritis

1

Se define como la inflamación de uno o más nervios. Puede ser causada por lesiones, infecciones o por enfermedades autoinmunes. Los síntomas más característicos de la neuritis son: dolor, sensibilidad, alteraciones sensoriales, entumecimiento, hipersensibilidad, falta de fuerza, falta de reflejos, alteraciones de la circulación. Aunque hay quien emplea el término ‘neuritis’ como sinónimo de neuropatía, lo cierto es que esta última palabra hace referencia a condiciones (normalmente dolorosas) que guardan relación con daño, disfunción o degeneración en el tejido nervioso, más que a inflamación aislada.
En determinadas circunstancias, la neuritis puede avanzar y alcanzar el grado de neuropatía.
La neuritis puede afectar: A un solo nervio (mononeuritis), a un plexo o red de nervios (plexitis), a varios nervios aislados de forma simultánea (mononeuritis múltiple), a nervios muy separados entre sí (polineuritis). Los síntomas de la neuritis suelen estar limitados a una parte concreta del cuerpo que es la que conectan los nervios afectados por la inflamación. Una de las formas más frecuentes de neuritis es la neuritis óptica. La inflamación de las neuronas sensitivas en una fibra nerviosa causa sensaciones de cosquilleo, ardor o dolores punzantes que normalmente empeoran por la noche y se agravan con el contacto o con los cambios de temperatura. La inflamación de neuronas motoras provoca síntomas que van desde la debilidad muscular hasta la parálisis completa. Los músculos del área conectada por los nervios afectados pierden tonicidad (la tensión propia de los tejidos vivos), se muestran sensibles y pueden mostrar atrofia. La parálisis facial o parálisis de Bell, que provoca una distorsión característica de los músculos de un lado del rostro, es una forma de mononeuritis provocada por la inflamación de un nervio facial (en ocasiones, esta condición se ha descrito también como una forma de mononeuropatía). El tratamiento se dirige a la causa de la neuritis: se pueden prescribir analgésicos para aliviar el dolor. La recuperación suele ser rápida en los casos menos severos.