Historias

03 - 04 - 18

Adaptarme...

 

Último día del año con la esperanza de que el nuevo me regalara algo diferente. Y sí, vaya si me lo regaló. 2 de enero y me encontraba entre las cuatro preciosas paredes de hospital, tras una dosis intensa de quirófano para vía central subclavia y plasmaféresis. Una semana y en casa para pasar mejor el brote de gripe; menos expuesta que en el hospital.

Una semana y la neuro no lo dudó. De nuevo entre mis cuatro paredes favoritas y con vistas bañadas por las drogas y ropa muy muy sexy... En esta ocasión, la vía en la yugular. Plasmaféresis y demostración de quién está y quién no. Mi entorno familiar no lo entendía --o prefería no hacerlo--, así mi camino se iba despejando manteniendo a mi lado a los que de verdad querían estar sin importar las circunstancias. Esa vez quizá un poco más, quizá un mes,  y volví.

Ropa sexy, habitación con vistas y pañales. Pañales por doquier. Tercera edad de compañeras de viaje que entraban y salían mientras yo permanecía. Con la llegada de mayo, no solo brotaron las flores, también empecé a hacerlo yo. Con seguridad de haber crecido todo lo que no había hecho con mis 34 años a la espalda.

Tocaba adaptarse, porque sino yo... ¿quién lo haría por mí?

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Angie
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

El Tribunal Médico para la esclerosis múltiple. ¿Cómo determinan una incapacidad permanente?

La solicitud se puede iniciar:A instancia del propio interesadoA instancia...

Leer más

La integración social de los pacientes de esclerosis múltiple

Las dificultades para salir o realizar ciertas actividades hacen que...

Leer más

Como convivir con una persona que padece esclerosis múltiple

Para el entorno del paciente, asumir el papel de cuidador...

Leer más