Síntomas esclerosis múltiple benigna

Suele definirse la esclerosis múltiple benigna como una forma leve de la enfermedad.

Se calcula que puede presentarse entre el 5% y el 10% de los pacientes.

A pesar de que hay estudios e informes de casos abundantes sobre la esclerosis múltiple benigna, algunos expertos en este campo han cuestionado la definición del término. Su argumento es que al hablar de esclerosis múltiple benigna tiende a “simplificarse un escenario complejo donde, en función de los recursos de la persona y de las dificultades que experimente puede tener un impacto variable en la vida de las personas”.

¿Cuál es el perfil de los pacientes con esclerosis múltiple benigna?

De acuerdo con algunos estudios, la esclerosis múltiple benigna es más frecuente en la población de origen asiático.

Hay algunos factores que se han asociado con EM benigna:

  • Presentación temprana
  • Sexo femenino
  • Neuritis óptica
  • Síntomas sensoriales
  • Recuperación completa tras el primer brote
  • Recaídas iniciales poco frecuentes
  • Síntomas sensoriales

 

  • Se considera que una persona tiene la forma benigna de esclerosis múltiple, cuando han transcurrido quince años con pocos síntomas y sin que la persona padezca discapacidad, o bien tenga una discapacidad mínima.
  • Un diagnóstico de esclerosis múltiple benigna no garantiza completamente que el paciente no vaya a experimentar ningún problema. Es posible, por ejemplo, que experimente fatiga o alguna alteración de la memoria o dificultad cognitiva.
  • En las pruebas de imagen de los pacientes con esclerosis múltiple benigna puede haber daños en los tejidos nerviosos a pesar de que éstos sean leves.
  • Es bastante habitual que las personas con esclerosis múltiple benigna sean inicialmente diagnosticadas como pacientes con enfermedad remitente-recurrente. No obstante, transcurridos 15 años, si la discapacidad es prácticamente inexistente o de grado muy leve, se modifica el diagnóstico asignándoles la categoría de casos de EM benigna.

En la esclerosis múltiple benigna se ha observado que ciertos elementos, como las proteínas llamadas citoquinas y la melatonina, mantienen un equilibrio.

Algunos investigadores han sugerido que en estos pacientes hay medicamentos inmunomoduladores que contribuyen a mantener ese balance y pueden ser beneficiosos.

Uno de los expertos presentes en el último congreso ECTRIMS (Comité para el Tratamiento y la Investigación sobre Esclerosis Múltiple), una cumbre mundial de especialistas, ha hecho hincapié en que, incluso cuando hay indicios de EM benigna, el abordaje de “esperar y observar” tiene que ser activo. No es suficiente salir de la consulta y no volver hasta que se presente un nuevo brote. La recomendación se basa en que la mayor parte de la actividad de la EM se produce a nivel subclínico (sin síntomas), y es conveniente realizar pruebas de imagen para controlar esa actividad y la presencia (o ausencia) de daños en el tejido nervioso. A su entender, las técnicas de diagnóstico, que cada vez son más sofisticadas y precisas, permitirán ver daños más sutiles en el sistema nervioso y actuar para contrarrestarlos.

La esclerosis múltiple benigna tiene asociadas las siguientes características principales:

  • No suele presentarse discapacidad. Si lo hace, se mantiene estable, sin empeorar, décadas después del diagnóstico
  • Los pacientes no sufren brotes o son muy escasos
  • No merma las capacidades de los pacientes
  • Después de un brote (o recaída) la recuperación es completa
  • Los síntomas rara vez afectan a la movilidad, suelen ser sensoriales
  • Otros síntomas:
    • Depresión
    • Dolor
    • Fatiga
    • Problemas cognitivos
      • Pérdida de la memoria a corto plazo
      • Dificultad para concentrarse
      • Falta de concentración
      • Dificultad para encontrar palabras
      • Habla cada vez más lenta

Esclerosis múltiple benigna y función neurológica

Algunos expertos han planteado que el déficit cognitivo asociado a la esclerosis múltiple benigna puede pasarse por alto en un reconocimiento neurológico convencional. En consecuencia, sugieren que estos síntomas también deberían tenerse en cuenta cuando se defina la EM benigna para ofrecer el mejor manejo y una mejor calidad de vida a todos los pacientes.

La esclerosis múltiple benigna, que también se llama ‘no progresiva’, se diferencia de otras situaciones clínicas en términos de atrofia cerebral (la pérdida de células y conexiones entre éstas. La atrofia cerebral es menor en la esclerosis múltiple benigna.

Hay especialistas que advierten que la etiqueta de “benigna” es algo temporal en la mayor parte de los casos.

 

FUENTES

Suwanwongse K, et al. Benign course of COVID-19 in a multiple sclerosis patient treated with Ocrelizumab. Mult Scler Relat Disord. 2020 Jul; 42: 102201.

Zheng Y, et al. IgG Index Revisited: Diagnostic Utility and Prognostic Value in Multiple Sclerosis. Front Immunol. 2020; 11: 1799.

Barkhof F, et al. MRI features of benign multiple sclerosis Toward a new definition of this disease phenotype. June 2009. Neurology 72(19):1693-701

DOI: 10.1212/WNL.0b013e3181a55feb

Amato, MP y De, Stefano N. Longitudinal follow-up of "benign" multiple sclerosis at 20 years. Neurology. Submitted April 24, 2007.

Schaefer LM, et al. Impairment and restrictions in possibly benign multiple sclerosis. Brain and Behaviour. 18 March 2019. https://doi.org/10.1002/brb3.1259

 

Te puede interesar...

¿Cómo afecta la disartria a una persona que padece Esclerosis Múltiple Benigna?

La disartria es una alteración del habla que puede presentarse...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger