Tiempo de lectura: 4 minutos

Noticia

08 - 02 - 18

¿Cómo afecta la disartria a una persona que padece Esclerosis Múltiple Benigna?

La disartria es una alteración del habla que puede presentarse en personas con esclerosis múltiple de cualquier tipo, incluyendo la esclerosis múltiple benigna. Es consecuencia de la debilidad o falta de coordinación de los músculos que se emplean al articular palabras.

En el habla se da una complicada interacción y coordinación de diversas partes del cuerpo, incluyendo:

  • Pulmones
  • Diafragma
  • Cuerdas vocales
  • Labios
  • Lengua
  • Cavidad nasal

Cuando el daño causado por la esclerosis múltiple se presenta en áreas del sistema nervioso central que controlan alguno de estos elementos, la enfermedad puede provocar disartria.

La disartria también puede ser consecuencia de la fatiga o la debilidad asociadas a la esclerosis múltiple.

Los estudios de disartria en la esclerosis múltiple indican que puede presentarse entre un 41% y un 51% de los casos, aunque los expertos consideran que esos estudios tendrían que ampliarse y mejorarse, de forma que consideran que estas cifras no deben darse por definitivas.

Los problemas en la voz o el habla de las personas con esclerosis múltiple pueden ser identificados por miembros de la familia o profesionales que atienden al paciente.

  • Problemas más frecuentes en casos de disartria:
    • Dificultad para articular
    • Discurso incomprensible
    • Alteraciones de la velocidad al hablar
    • Alteraciones en la cualidad de la voz
    • Alteraciones del volumen de la voz

Cuando estos problemas interfieren en la calidad de vida del paciente –sobre todo en cuanto a la capacidad de comunicar sus necesidades- es importante acudir a la consulta de un logopeda.

Sobre la esclerosis múltiple benigna

Hay algunos especialistas que incluyen entre los tipos de esclerosis múltiple remitente recidivante (o remitente recurrente) los dos siguientes subtipos:

  • Síndrome clínicamente aislado (CIS): un único episodio de síntomas neurológicos
  • Esclerosis múltiple benigna: con remisión prácticamente completa entre brotes y escasa o nula acumulación de discapacidad a lo largo del tiempo

 

Se ha observado que la esclerosis múltiple benigna es más frecuente en mujeres, en casos en los que la presentación es temprana, y en la que los síntomas son sobre todo sensoriales. No obstante, también se ha matizado que la denominación “esclerosis múltiple benigna” es algo engañosa, puesto que suele ser temporal, y la enfermedad va desarrollando las características de otros subtipos con el tiempo.

  • En casos de evolución benigna o en otros tipos de esclerosis múltiple, la disartria es un síntoma que puede abordarse con el apoyo del equipo médico.
  • Para la mayor parte de los pacientes, la disartria es relativamente leve y manejable.
  • Los síntomas pueden empeorar durante un brote o en fases avanzadas de la enfermedad.
  • En casos de esclerosis múltiple benigna, la disartria remite al hacerlo el brote.

El impacto de la disartria en la calidad de vida depende en gran medida de cada individuo. Por ejemplo, una disartria leve puede ser un problema considerable en el entorno laboral en ciertas profesiones y, por el contrario, una disartria más acusada puede no ser percibida como grave en personas que no hablen mucho durante su jornada laboral o sean más reservadas en general.

Entre sus implicaciones psicosociales, se ha señalado que la distorsión del habla puede ser interpretada por personas ignorantes de la enfermedad como falta de inteligencia o como estado de embriaguez.

Hay estudios que han mostrado que la disartria es más severa cuando el daño neurológico es mayor o la enfermedad ha progresado más. En consecuencia, no debería ser una preocupación de primer orden en casos de esclerosis múltiple benigna a menos que el paciente sienta un impacto considerable en su calidad de vida.

Existen ejercicios que son eficaces para mejorar la fuerza de los músculos que intervienen en el habla y pueden mejorar la disartria, así como otros para mejorar la respiración y facilitar la articulación.

No hay medicación específica para la disartria, pero ciertos fármacos que alivian síntomas como la rigidez muscular pueden ayudar a mejorar.

FUENTES

Multiple Sclerosis Association of America. Speech difficulties. https://mymsaa.org/ms-information/symptoms/speech

Hawkins SA, McDonnell GV (1999) Benign multiple sclerosis? Clinical course, long term follow up, and assessment of prognostic factors. J Neurol Neurosurg Psychiatry 67:148–152

Hartelius, L et al. Prevalence and characteristics of dysarthria in a multiple-sclerosis incidence cohort: relation to neurological data. Folia Phoniatr Logop. 2000 Jul-Aug;52(4):160-77.

National MS Society. https://www.nationalmssociety.org/For-Professionals/Clinical-Care/Managing-MS/Symptom-Management/Dysarthria-Dysphonia#section-0

MS Trust. https://www.mstrust.org.uk/a-z/dysarthria

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
ConlaEM
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

¿Qué es un brote sensitivo en la esclerosis múltiple?

Es posible que la persona afectada por un brote sensitivo...

Leer más

Esclerosis múltiple y anestesia: ¿puede generar secuelas en los afectados por la enfermedad?

Existen cuatro grandes categorías de anestesia dentro de las que...

Leer más