Tiempo de lectura: 2 minutos

Noticia

29 - 05 - 19

Esclerosis múltiple y embarazo

La esclerosis múltiple es una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia en mujeres que están en edad fértil. Cuando una mujer joven recibe la noticia del diagnóstico, es frecuente que tenga preguntas sobre los efectos de la enfermedad en la maternidad (y viceversa). La investigación en este campo ha conseguido dar respuesta a muchas dudas al respecto.

Vivir con esclerosis múltiple no es motivo para descartar la idea de tener hijos, pero sí hace que la planificación del embarazo y la maternidad sean imprescindibles. En la planificación será necesario contar con:

  • Familia
  • Amigos
  • Equipo médico

No hay evidencias científicas de que la esclerosis múltiple afecte a la fertilidad, ni de que incremente el riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal ni malformaciones congénitas. Numerosos estudios de grandes poblaciones de pacientes han demostrado que en pacientes con esclerosis múltiple el embarazo, el parto y la salud tras el parto no son diferentes cuando se comparan con mujeres que están libres de la enfermedad. 

Es frecuente que el personal médico (muchas veces profesionales de enfermería) se pongan en contacto con las matronas para asegurarse de que la atención de la mujer con esclerosis múltiple durante el embarazo es óptima, que el plan de tratamiento es el adecuado para una mujer embarazada y que la paciente tiene la información que necesita sobre cómo manejar la enfermedad y llevar el embarazo de la manera más saludable para sí misma y el futuro hijo.

Un panel de expertos de Reino Unido, junto con la asociación MS Trust, ha colaborado en la elaboración de unas guías para los cuidados durante el embarazo en pacientes con esclerosis múltiple. La Asociación Británica de Neurología las ha analizado y les ha dado su respaldo.

En su elaboración, las guías se basan en un compendio de la evidencia científica y de los registros de seguridad de los medicamentos. 

Su contenido resumido es el siguiente:

  • Las mujeres con esclerosis múltiple no deberían retrasar el empleo de medicamentos modificadores de la enfermedad (DMD, por sus siglas en inglés) porque deseen tener hijos en el futuro. 
  • Tampoco deben abandonar la medicación, sino ponerse en contacto con el personal médico que las atiende en cuanto se enteren de que están embarazadas, si ese fuera el caso, o antes de planear el embarazo, que sería lo ideal. 
  • Los brotes son menos frecuentes durante el embarazo, así que es normal que muchas mujeres prefieran dejar los DMD cuando se enteran de que van a tener un hijo. Para las mujeres en las que la esclerosis múltiple es muy activa, debe considerarse mantener el tratamiento durante la gestación. En ambas situaciones, el equipo médico deberá estar informado y hablar con la paciente de cuáles son las mejores opciones para su caso. 
  • Es posible que se administren medicamentos esteroideos durante el embarazo o la lactancia si fuera necesario.
  • Vivir con esclerosis múltiple no hace automáticamente que el embarazo sea de riesgo, y no debería tampoco limitar las elecciones en cuanto a anestesia durante el parto.
  • La información sobre la seguridad de los medicamentos en el embarazo varía constantemente, ya que se van ampliando los datos de los registros de seguridad. Los autores de las guías indican que sería bueno incluir la información sobre las pacientes en una base de datos para tomar decisiones en el futuro. Es algo que se hizo con la medicación para tratar la epilepsia en pacientes embarazadas con excelentes resultados en cuanto a mejorar la seguridad y el bienestar de las pacientes y del futuro hijo.

Esclerosis múltiple después del embarazo

Los brotes tienden a aumentar en frecuencia entre los tres y los seis meses después del parto. Se calcula que el riesgo de brotes o recaídas después de dar a luz puede oscilar entre el 20% y el 40%. 

Por los estudios que se han realizado sobre este fenómeno, estos brotes puntuales no tienen consecuencias en cuanto a discapacidad a largo plazo. En los análisis que han incluido información sobre la salud de pacientes con esclerosis múltiple tras el embarazo no se ha visto que tener descendencia empeore la evolución de la enfermedad. 

Es posible que esto sea debido a que durante el embarazo hay un incremento en los niveles de proteínas y otras sustancias inmunosupresoras en el organismo, un fenómeno que se produce de forma natural. Asimismo, los niveles de corticoides que el organismo produce también se elevan en mujeres embarazadas cuando se comparan con los niveles de mujeres que no lo están. 

 


FUENTES
National MS Society. Pregnancy and birth.
Multiple Sclerosis Trust. New Guidelines for pregnancy in multiple sclerosis.
Dobson R, Dassan P, Roberts M, et al.
Airas L y Kaaja R. Pregnancy and multiple sclerosis. Obstet Med. 2012 Sep; 5(3): 94–97.
UK consensus on pregnancy in multiple sclerosis: 'Association of British Neurologists' guidelines. Practical Neurology 2019; Jan 5.
 

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Merck Group
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Precauciones en el embarazo de las pacientes con esclerosis múltiple (EM)

Dado que el diagnóstico se suele establecer entre los 20...

Leer más

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

El objetivo es también apoyar y poner en contacto a...

Leer más

¿Qué significa una remisión en un paciente con esclerosis múltiple?

Los diferentes tipos de esclerosis múltiple afectan a las personas...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger