Tiempo de lectura: 3 minutos

Noticia

03 - 05 - 18

Esclerosis múltiple y trabajo: ¿Cómo es la vida laboral de los afectados por esta enfermedad?

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica debida a una alteración en el funcionamiento del sistema nervioso central.

Se calcula que afecta a casi dos millones y medio de personas en todo el mundo. En Europa, más de 700.000 personas viven con la enfermedad.

Es frecuente que la esclerosis múltiple se diagnostique en personas que tienen edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. Esto indica que la enfermedad afecta a las personas durante sus años de mayor productividad.

Aunque la presentación de esta dolencia varía de forma considerable entre individuos, son relativamente frecuentes los siguientes síntomas:

  • Fatiga
  • Dolor
  • Dificultad visual
  • Entumecimiento
  • Problemas intestinales y de vejiga
  • Síntomas sensoriales (alteración del tacto, por ejemplo)
  • Debilidad
  • Pérdida del equilibrio
  • Pérdida de movilidad
  • Espasticidad
  • Depresión
  • Problemas cognitivos

Muchas personas con esclerosis múltiple siguen activas laboralmente después del diagnóstico. Por otro lado, hay pacientes que deciden dejar su empleo después de un primer brote. De hecho, hay estudios que han observado que las personas con esta enfermedad tienen tendencia a adoptar decisiones sobre su trabajo en fases reversibles, episódicas e incluso leves.

Es muy frecuente que las decisiones sobre el futuro laboral se adopten de forma demasiado precipitada, cuando los síntomas pueden estar afectando a la capacidad de tomar una decisión objetiva.

Las terapias modificadoras de la enfermedad, las nuevas tecnologías y los avances en el manejo de los síntomas, así como la protección legal de los trabajadores y los recursos comunitarios accesibles a los pacientes pueden ayudar -a quienes lo deseen- a permanecer en el mercado laboral.

Como la esclerosis múltiple es una enfermedad compleja e impredecible, sus efectos en la capacidad para trabajar también son bastante variables. Es posible que la aparición de nuevos síntomas haga al paciente plantearse si puede seguir desempeñando su trabajo al mejorar y, que cuando remitan, se cuestione si podrá seguir haciéndolo a largo plazo.

Desarrollar la carrera profesional y alcanzar objetivos laborales son cosas que pueden hacerse aunque uno padezca esclerosis múltiple. Las dos herramientas más poderosas en este contexto son la formación y la preparación.

Consejos ante el diagnóstico

Respire hondo- Evite tomar decisiones precipitadas sobre su trabajo. Permítase un tiempo para evaluar su situación, informarse y conocer los recursos que están a su disposición.

Autoevalúese- Una vez que se sienta con fuerzas, catalogue sus síntomas y el impacto que podrían tener en su rendimiento laboral. Identifique también sus conocimientos, habilidades y cualidades personales. Cuando evalúe el impacto de los síntomas, hágalo sobre ese “panorama general” de su funcionamiento como trabajador.

Si está considerando cambiar de empleo, tenga en cuenta que algunas empresas buscan diversidad en sus equipos, incluyendo discapacidad.

Adaptación del entorno laboral

Existen múltiples medidas que pueden adaptar el lugar de trabajo para que un paciente con esclerosis múltiple pueda seguir en su puesto de trabajo con un rendimiento satisfactorio. Lo que siguen son algunos ejemplos.

FUNCIÓN
SÍNTOMA
CAMBIOS
Acceso al lugar de trabajo
Debilidad muscular
Instalación de puertas de apertura electrónica
Realizar reconocimientos médicos durante ocho horas
Fatiga
Cambiar los turnos por periodos más breves intercalados por periodos de descanso
Supervisión de obras y otras actividades similares
Debilidad muscular y afectación del equilibrio
Traslado a un puesto en oficina como gestor
Lectura de informes y otros documentos
Afectación de la visión
Adquisición de dispositivos de lectura adaptados
Recordar detalles y establecer prioridades en la empresa, diseño de planes de producción
Afectación cognitiva (por ejemplo, de la memoria a corto plazo)
Adquisición de equipos móviles con programas de organización y recordatorios

Las tasas de ocupación laboral de personas con esclerosis múltiple varían entre países, pero está claro que son mucho más bajas que las de la población general.

Una revisión de la situación en nueve países europeos indicó que las tasas de ocupación son más elevadas en Italia (42%) y más bajas en España (26%).

 

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Merck Group
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Precauciones en el embarazo de las pacientes con esclerosis múltiple (EM)

Dado que el diagnóstico se suele establecer entre los 20...

Leer más

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

El objetivo es también apoyar y poner en contacto a...

Leer más

¿Qué significa una remisión en un paciente con esclerosis múltiple?

Los diferentes tipos de esclerosis múltiple afectan a las personas...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger