ePrivacy and GPDR Cookie Consent management by TermsFeed Privacy Generator

Home / Artículos

¿Qué es la esclerosis subcondral, y cuáles son sus síntomas y causas?

La esclerosis subcondral es el endurecimiento anormal del hueso subcondral. El hueso se hace más denso y rígido.

12 Mayo 2021

Tiene una estructura diferente a la del hueso maduro.

Sus funciones principales son:

  • Dar soporte al cartílago
  • Distribuir la carga mecánica
  • Absorber la tensión de los impactos
  • Nutrir las capas profundas del cartílago

Se divide en tres estructuras principales:

  • Cartílago calcificado
  • Hueso laminar subcondral corticalizado
  • Hueso subcondral trabecular

La esclerosis subcondral es el endurecimiento anormal del hueso subcondral. El hueso se hace más denso y rígido.

La esclerosis subcondral, junto con la progresiva degradación del cartílago, se considera un síntoma clásico de osteoartritis, la forma más común de artritis. Un elevado número de personas que han superado los 60 años de edad padecen esta enfermedad, que se presenta como molestias o dolor en las articulaciones y suele presentarse en torno a la década de los 40.

Si no se trata de forma adecuada, la osteoartritis es una enfermedad potencialmente discapacitante.

Esclerosis subcondral en la osteoartritis

El endurecimiento del hueso que define la esclerosis subcondral puede producirse por diferentes motivos:

Traumatismo- Es una de las causas más frecuentes, incluyendo el traumatismo que afecta a las articulaciones cuando éstas empiezan a acusar los efectos de la osteoartritis moderada, que puede ser el resultado de:

  • Tejido óseo compactado
  • Hiperactividad de los osteoblastos (las células que producen tejido óseo), estimulados por un mayor riego sanguíneo alrededor de la zona inflamada

La osteoartritis en sí ya es una condición que daña las articulaciones, pero complicaciones como la esclerosis subcondral pueden acarrear otros problemas:

  • El hueso es un tejido poroso y tiene cierta flexibilidad, lo que permite ciertos niveles de estrés sin que se rompa
  • Las áreas afectadas por esclerosis subcondral pierden esa flexibilidad, y son más proclives a sufrir pequeñas fracturas, lo que hace que pierdan su capacidad de soportar el impacto propio de actividades de la vida diaria

Recomendaciones para reducir el daño de la osteoartritis y la esclerosis subcondral

Mantenga un peso saludable- Uno de los peores enemigos de la salud de las articulaciones es el exceso de peso. De acuerdo con diversos estudios, cada medio kilo de más (sobre la media normal) que soporta una articulación es el equivalente de sobrecargarla de dos kilos extra con cada paso que la persona da. Una persona que tiene un exceso de peso de cinco kilos está sobrecargando sus articulaciones con 20 kilos a cada paso que da. Es mucho peso extra.

Hidrátese de forma adecuada- La hidratación ayuda a mantener sanos los tejidos y el líquido sinovial que alivia la presión en las articulaciones.

Hable con un especialista- Hay pequeños cambios que puede hacer en su vida y le harán sentirse mejor. Hable de ellos con un experto. Entre otras cosas, consulte sobre qué tipo de ejercicio es más adecuado para usted. El hecho de que las articulaciones empiecen a resentirse no debe traducirse en inactividad. Muchos estudios muestran que la actividad física tonifica los músculos que dan soporte a las articulaciones, además de facilitar la buena circulación de todos los fluidos del organismo.

Si la esclerosis subcondral ya se ha convertido en un problema relevante de salud en su caso, hay diversos tratamientos que pueden contribuir a prevenir el avance de esta condición, reducir el riesgo de fracturas y mejorar la calidad de vida.

Fuentes

  • Diccionario. Real Academia de Ingeniería. Hueso subcondral.
  • Castañeda, S y Herrero-Beaumontb, G. El hueso subcondral y el tejido sinovial como diana terapéutica en la artrosis. Revista Española de Reumatología. Vol. 32. Núm. 1.Enero 2005
  • Li G, et al. Subchondral bone in osteoarthritis: insight into risk factors and microstructural changes. Arthritis Research & Therapy201315:223