Tiempo de lectura: 3 minutos

Noticia

13 - 04 - 18

Mielitis transversa: ¿qué es y cuáles son sus síntomas?

La mielitis transversa es una inflamación de la médula espinal, la parte del sistema nervioso central a través de la cual se transmiten las señales nerviosas del cerebro al tejido nervioso en otras partes del organismo.

Se caracteriza por signos y síntomas de disfunción neurológica en funciones motoras y sensoriales que pueden aparecer a ambos lados de la médula espinal. La afectación de rutas de regulación del movimiento y las sensaciones hacen que con frecuencia los pacientes experimenten alteraciones de los sentidos, debilidad y disfunciones intestinales o urinarias.

Los cuatro síntomas clásicos de mielitis inversa son:

  • Debilidad en brazos o piernas- Algunos pacientes informan de que arrastran un pie al caminar, o sienten las piernas muy pesadas. Dependiendo del grado de afectación de la médula, la coordinación y la fuerza en las manos también pueden verse afectadas.
  • Alteraciones sensoriales- Habitualmente, las personas con este tipo de síntomas informan de hormigueo, adormecimiento, sensación de frío o ardor. Hasta un 80% de estos pacientes sufren una sensibilidad exagerada al contacto. Algunos llegan a sentir dolor por el roce con la ropa o por un contacto leve con los dedos.
  • Dolor e incomodidad- Se estima que, en la mitad de los pacientes con mielitis transversa, el dolor es el primer síntoma. Puede estar localizado en la espalda, o presentarse como un dolor punzante y súbito que se irradia hacia las piernas, brazos o torso. Uno de los cambios sensoriales más frecuentes es la pérdida de la capacidad para sentir dolor o cambios de temperatura.
  • Disfunción intestinal o urinaria- En algunos casos, éste es el primer síntoma de mielitis transversa. Puede aumentar de manera acusada la urgencia en la micción o por defecar, incontinencia, o bien dificultad en alguna de estas funciones, con la sensación de que la evacuación no es completa. También puede presentarse estreñimiento.
  • Otros síntomas:
    • Espasmos musculares
    • Sensación general de malestar
    • Cefalea
    • Fiebre
    • Pérdida de apetito
    • Problemas respiratorios
    • Disfunción sexual
    • Depresión y ansiedad
    • Dolor crónico

El segmento de la médula en el cual se produce el daño es lo que determina qué partes del cuerpo se verán afectadas y cuáles serán los síntomas que se presentarán en cada caso. La distribución de dichos síntomas puede ser simétrica o asimétrica, afectar a las extremidades superiores, inferiores o ambas. El paciente puede experimentar uno solo de estos síntomas, o una combinación de los mismos. En algunos casos, la mielitis transversa representa la primera manifestación de una enfermedad autoinmune o mediada por el sistema inmunológico, como la esclerosis múltiple. Los síntomas pueden presentarse de forma súbita (en un periodo de solo unas horas) o bien ir apareciendo en un periodo algo más largo, de días o semanas.

Las causas de la mielitis transversa incluyen infecciones, alteraciones del sistema inmunológico (como la esclerosis múltiple) y otros trastornos que provocan daños en la mielina, la sustancia que recubre y protege el tejido nervioso. La inflamación en la médula espinal interrumpe la comunicación entre las fibras nerviosas y el resto del cuerpo. Aunque hay pacientes que se recuperan de la mielitis transversa con consecuencias residuales o de muy poca importancia, el proceso puede durar entre meses y años. Otros experimentarán dificultades de forma crónica. Dado que no existe un tratamiento curativo, el objetivo de la terapia es evitar o minimizar los daños neurológicos.

Diagnóstico

Las pruebas que se pueden utilizar para determinar el diagnóstico de mielitis transversa, y descartar otras enfermedades que pueden provocar síntomas similares son las siguientes:

  • Resonancia magnética- Con este instrumento se pueden obtener imágenes en tres dimensiones que permiten apreciar lesiones en los tejidos, incluyendo el cerebro y la médula espinal.
  • Análisis de sangre- Con ciertos test pueden descartarse infecciones como el VIH, falta de vitamina B12 y otras muchas condiciones.
  • Punción lumbar- Con una aguja, se extrae una muestra diminuta de líquido cefalorraquídeo para su análisis. El líquido rodea el cerebro y la médula espinal. En algunos pacientes con mielitis transversa, el líquido cefalorraquídeo contiene niveles anormalmente elevados de proteínas y de leucocitos.

 

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
Merck Group
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

Precauciones en el embarazo de las pacientes con esclerosis múltiple (EM)

Dado que el diagnóstico se suele establecer entre los 20...

Leer más

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

El objetivo es también apoyar y poner en contacto a...

Leer más

¿Qué significa una remisión en un paciente con esclerosis múltiple?

Los diferentes tipos de esclerosis múltiple afectan a las personas...

Leer más
Con la EM
Asistente personal Merck
Apoyo emocional
Mostrar chat Con la EM Con la EM
Abrir Facebook Messenger