Tiempo de lectura: 4 minutos

Noticia

08 - 02 - 18

Fatiga: ¿cómo se relaciona este síntoma con la Esclerosis Múltiple?

La fatiga es uno de los síntomas más característicos de la esclerosis múltiple y uno de los que más afecta a la calidad de vida. Descubre cómo se presenta y cómo hacerle frente.

La fatiga asociada a la esclerosis múltiple no es un cansancio normal, como el que podemos experimentar después de un día ocupado. Se trata más bien de una sensación abrumadora de agotamiento que se presenta con frecuencia tras haber realizado una actividad mínima.

 

La fatiga es el síntoma que con mayor frecuencia manifiestan los pacientes con esclerosis múltiple, y uno de los más debilitantes de la enfermedad. Por ese motivo resulta paradójico que aún se sepa relativamente poco sobre ella y que incluso se le reste importancia, algo que sucede por la combinación de diferentes factores:

 

  • No existe una definición establecida de qué es la fatiga
    • Falta de energía
    • Cansancio
    • Sensación de extenuación
    • Todos los anteriores son conceptos que pueden interpretarse de forma diferente en función de la persona o de su entorno cultural
  • Es un síntoma complejo
  • Se trata de una afección subjetiva, que depende de la percepción del paciente

 

Afortunadamente, en los últimos años se han publicado investigaciones que abordan la fatiga asociada a la esclerosis múltiple -sus causas, consecuencias y tratamiento- desde diferentes especialidades: radiología, psiquiatría…

 

Los expertos consideran la fatiga asociada a la esclerosis múltiple una de las principales causas del deterioro de la calidad de vida. Se trata de un síntoma particularmente importante si tenemos en cuenta que el 75% de los pacientes la sufren en algún momento.

 

La fatiga asociada a la esclerosis múltiple puede ser de dos tipos:

  • Primaria-asociada a la esclerosis múltiple
  • Secundaria-asociada a otros factores, pero más prevalente en pacientes con EM que entre la población general

Se ha sugerido que la fatiga primaria se debe a que los mensajes nerviosos que tienen su origen en el cerebro y la médula espinal atraviesan áreas dañadas por la enfermedad. Esa “travesía” consume más energía del organismo y hace que se vaya acumulando la sensación de cansancio. No es infrecuente que la fatiga se asocie con debilidad muscular, y que empeore considerablemente con el calor.

Por otro lado, la fatiga secundaria es una consecuencia de vivir con EM.

  • La depresión, el dolor o las dificultades para conciliar el sueño (por alteraciones sensoriales o por la necesidad de levantarse para ir al baño durante la noche) pueden provocar o empeorar la fatiga.
  • Hay medicamentos que tienen la fatiga entre sus efectos secundarios.
  • La inactividad física, el estrés, la mala alimentación y las infecciones también pueden provocar fatiga.
  • En muchos pacientes, la fatiga es producto de una combinación de diferentes factores.

Fatiga y laxitud

 

Además de estos dos tipos de fatiga, hay otra categoría, que los expertos denominan laxitud, que es propia de los pacientes con esclerosis múltiple. Está empezando a describirse esta fatiga con características diferentes a la que padecen personas sin la enfermedad.

  • Suele presentarse a diario
  • Puede experimentarse a primera hora de la mañana, incluso después de una noche en la que se ha descansado bien
  • Tiende a empeorar a medida que avanza el día
  • Suele agravarse con el calor y la humedad
  • Aparece de forma súbita
  • Suele ser más severa que la fatiga de otro tipo
  • Interfiere en mayor medida con las actividades de cada día

 

Entre otras opciones para manejar la fatiga, pueden recomendarse:

  • Terapia del sueño, que podría consistir en abordar los síntomas de la EM que impiden al paciente descansar debidamente o en usar medicamentos específicos, según los casos.
  • Fisioterapia para aprender técnicas que permiten ahorrar esfuerzos a la hora de caminar (con apoyos o sin ellos) y realizar otras tareas, así como para desarrollar un programa de actividad física diaria.
  • Terapia ocupacional para simplificar las tareas que el paciente debe desempeñar en su hogar o en el trabajo.
  • Técnicas psicológicas para el manejo del estrés, entre otras.
  • Terapia farmacológica específica.

 

El tratamiento de la esclerosis múltiple debe incluir estrategias para identificar los factores que empeoran la fatiga o desencadenan su aparición y estrategias para su control y manejo. Establecer la causa de la fatiga o qué la hace empeorar permitirá diseñar estrategias eficaces para atenuarla o evitar los factores que la empeoran. Hable con su equipo médico al respecto.

FUENTES

Edwards KA, et al. Relative Importance of Baseline Pain, Fatigue, Sleep, and Physical Activity: Predicting Change in Depression in Adults With Multiple Sclerosis.

Arch Phys Med Rehabil. 2016 Aug; 97(8):1309-15. Epub 2016 Mar 23.

Larun L, et al. Exercise therapy for chronic fatigue syndrome.

Cochrane Database Syst Rev. 2016 Dec 20; 12:CD003200. Epub 2016 Dec 20.

Tiffany J. Braley, and Ronald D. Chervin, Fatigue in Multiple Sclerosis: Mechanisms, Evaluation, and Treatment. Sleep. 2010 Aug 1; 33(8): 1061–1067.

National MS Society. https://www.nationalmssociety.org/Symptoms-Diagnosis/MS-Symptoms/Fatigue#section-0

MS Trust. https://www.mstrust.org.uk/a-z/fatigue#cause

Valora el contenido ¿Cómo de útil te ha parecido el contenido?
Comparte en RRSS
Autor
AUTOR
ConlaEM
Comparte en RRSS
Comparte tu historia Comparte tu historia

Historias que nos inspiran

Descubre las historias

Escribe tu comentario (0 comentarios)

0 comentarios
Avatar

Te puede interesar...

El Tribunal Médico para la esclerosis múltiple. ¿Cómo determinan una incapacidad permanente?

La solicitud se puede iniciar:A instancia del propio interesadoA instancia...

Leer más

La integración social de los pacientes de esclerosis múltiple

Las dificultades para salir o realizar ciertas actividades hacen que...

Leer más

Como convivir con una persona que padece esclerosis múltiple

Para el entorno del paciente, asumir el papel de cuidador...

Leer más